InMoov, el robot que puedes imprimir tú mismo

InMoov, el robot que puedes imprimir tú mismo

Era el 2004 cuando la película de ciencia ficción Yo, Robot se estrenaba en los cines. Por si no la has visto, está ambientada en el 2035, un mundo donde todos tienes criados robots que les hacen la compra, sacan a pasear al perro o simplemente les hacen compañía.

Los guionistas, se sabe, tienden a equivocarse bastante con los avances tecnológicos, ( un claro ejemplo fue Regreso al futuro II). De manera que si te parece improbable que en menos de 20 años tengamos robots paseando por casa, ya somos dos; pero quizás nos equivoquemos.

Un robot de código abierto

El primer robot humanoide creado mediante impresión 3D se llama InMoov, es francés (como su creador Gael Langevin) y tiene ya 5 años.

En efecto fue creado en 2012 por un escultor francés que tenía muy poca idea de robótica, pero muchas ganas de aprender a manejarla. El proyecto empezó con la creación de una prótesis de mano, sin embargo tomó rápidamente otro camino hasta llegar a plantearse la creación de un robot humanoide capaz de interactuar… o simplemente nuestro amigo Gael quería su C3PO personal, ¡quién sabe!

I am getting ready for three days of snow #SOMDIG17

A post shared by InMoov (@inmoov_robot) on

.. best friends .. Gaël Langevin & InMoov

A post shared by InMoov (@inmoov_robot) on

Lo mejor de este proyecto de impresión 3d es que ha sido desarrollado con un software open source o de código abierto, lo que permite (y aquí viene lo bueno) descargarlo de forma gratuita y hasta mejorarlo, tanto el diseño como el software.

Según su creador este factor ha acelerado el avance de InMoov en tan solo pocos años, cosa que no habría sido posible sin la cooperación de expertos de varios sectores de todo el mundo.

Es alto, guapo y francés, pero aún no tiene piernas

Este robot mide 1.80 ( solo está construido de cintura para arriba) y se desplaza mediante ruedas, gracias a algo parecido a un segway. Las ruedas son en realidad el plan B, ya que al parecer construirle unas piernas que le permitan subir escaleras o simplemente andar resultó ser de lo más complejo.

Ya me imagino yo al pobre InMoov caerse y quedarse tumbado bocarriba como si fuera una tortuga.

También tiene dos cámaras que le permiten reconocer caras humanas y detectar objetos, y dos altavoces para comunicarse, aunque por ahora solo habla inglés.

De momento no son muchas las cosas que puede hacer, pero algunas me han dejado sin palabras: empezando por lo más fácil puede agarrar objetos, servir vasos de agua (y yo espero que pronto aprenda a servir cubatas), abrazarte y hasta mecer bebés.

Y por último mi favorito: jugar a piedra, papel y tijera.

Mi primer androide por “solo” 2000 dólares

¿Qué necesito para construir mi InMoov?

  • Impresora 3D de 12x12x12
  • Filamentos de ABS o PLA
  • Arduino Uno y Mega como microcontroladores
  • Un kit de servomotores HK15298B, Hitec HS805BB y MG996
  • MyRobot Lab software

Construir un robot no es nada fácil; se necesita de paciencia y mucho tiempo libre, además de una impresora 3D, eso está claro. La página oficial de InMoov nos da todas la información que necesitas para empezar y nos guía paso a paso en el proceso; ¡vamos un tutorial en plena regla!

El mismo Gael dice que no hacen falta habilidades específicas para construirlo, pero aconseja empezar por un dedo…yo solo viendo las instrucciones me he agobiado, pero esto es otra historia.

Además de las partes impresas en 3D, InMoov cuenta con placas Arduino en su interior, que manejan la robótica, junto a un software (My RobotLab, también open source), la fuente de alimentación y los cables.

Y todo esto por el modesto precio de 2000 dólares. ¡Una ganga!

¡Por fin puedo imprimir en 3D mi proprio C3PO! Merci beaucoup @InMoov #opensource #robot #futureishere Clic para tuitear

InMoov, el robot que hace el bien

Según el creador el robot puede ser usado para muchas cosas, pero su intención era que se utilizara principalmente como una plataforma robótica educativa. Y así ha sido; de hecho son muchas las universidades que están llevando adelante el proyecto para que sus alumnos pongan en práctica sus conocimientos de robótica.

También ha encontrado un hueco en el campo de la medicina como prototipo de prótesis impresas en 3D, o algo tan tierno como el proyecto “Robots for Good”. Este último permite a niños hospitalizados ver el mundo exterior a través de los ojos del robot, utilizando unas gafas de realidad virtual.

InMoov para robots for good

Pero para los que no somos ni expertos ni apasionados de robótica InMoov puede resultar muy útil, ya que es capaz de servir bebidas o de hacer tareas domésticas, y yo personalmente no necesito nada más. No extraña que haya mujeres que quieran casarse con él.

Desafortunadamente el mundo real no avanza tan rápido como en las pelis y seguramente necesitemos muchos más años para que los robots sean parte de nuestro día a día…si es que llegan a serlo.

Yo sigo siendo un poco escéptica sobre el asunto. Será porque (spoiler alert) en la peli de Yo, Robot estos de vuelven malos y quieren controlar a los humanos, y yo me dejo influenciar muy fácilmente por estas cosas.

Así que si se trata de robots de cocina (¡viva la Theromix!) yo estoy all in, pero todo lo demás me tiene que conquistar como en su día tuvo que hacer mi novio; y no es tarea fácil.

¿Y tú qué opinas? ¿Te atreves a imprimir tu proprio robot en 3D? Déjame tu opinión, comparte y ¡que llegue a todo el mundo!

Share

Enisa Korance

Italiana y alumna de MasterMOSM , en proceso de transformación digital. Me encanta viajar y descubrir lugares, tendencias y nuevas tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COOKIES

En esta web hay cookies que mejoran la experiencia de usuario. Al continuar navegando acepta la política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies